Todo lo que hay que saber sobre los Esteroides Anabolizantes

Esta técnica se usa para estimular la actividad anabolizante en
los momentos en que más nos conviene y para evitar los efectos adversos. Algunos esteroides anabolizantes se hormonas anabólicas comprar incluyen como suplementos alimentarios en la dieta al ser prohormonas. Es el caso de la DHEA, la Androstendiona, el Androstenediol, la 1-testosterona y el Prostanozolol.

Las pruebas de detección sistemática en orina suelen identificar a los consumidores de esteroides anabólicos. Los metabolitos de los esteroides anabólicos pueden ser detectadas en orina hasta 6 meses (incluso durante más tiempo para algunos tipos de anabólicos) después de haber interrumpido el consumo. Los estudios en los que se analizan los resultados
de deportistas que han tomado esteroides durante años son pocos.

Uso de los anabolizantes para mejorar el rendimiento deportivo

Los efectos más
frecuentes de este tipo son la ginecomastia y la galactorrea. Los estudios científicos demuestran un aumento notable de la fuerza en
deportistas si el entrenamiento, la dieta y el descanso son adecuados. El uso de testosterona se
ha demostrado efectivo en el aumento de tamaño y fuerza muscular.

  • Es importante que para la mejora del rendimiento deportivo predomine el efecto muscular respecto del masculinizante, es decir, que el anabolismo predomine sobre los efectos sexuales.
  • El aumento del acné es usual en ambos sexos; la libido puede aumentar o, con menor frecuencia, reducir; pueden incrementarse la agresividad y el apetito.
  • Esta construcción se hace con materiales
    de base que son los aminoácidos y energía.

Recibirás una vez al mes las noticias más interesantes del mundo de la musculación y el fitness. Es curioso destacar que la testosterona tiene
niveles en la sangre parecidos entre los atletas dopados y los que entrenan sin
dopar. Es posible que se deba a la inhibición de la secreción interna de la
propia testosterona. Las glándulas que segregan los andrógenos son los
testículos, los ovarios y las glándulas suprarrenales.

Mecanismos hormonales de los efectos adversos

Los médicos que tratan a los adolescentes y a los adultos jóvenes deben estar alertas a los signos de abuso de esteroides y enseñar a los pacientes sobre sus riesgos. La educación sobre los esteroides anabólicos debe comenzar por el principio de la escuela media. La presentación de los riesgos y los beneficios del uso de esteroides anabólicos parece ser una manera más eficaz para educar a los adolescentes sobre los efectos negativos del uso ilícito de esteroides.

Si la testosterona, por ejemplo, llega a las
fibras musculares se une a su receptor y cambia la expresión de los genes para
que se produzcan más proteínas del aparato contráctil. Se está favoreciendo el
anabolismo muscular y se fabrican más actinas y miosinas. En cuanto a las hormonas circulantes, se detectó
una descenso de la hormona Luteinizante (LH) y la Folículo estimulante (FSH) lo
cual indica una alteración en el funcionamiento de la hipófisis.

La cantidad de testosterona en la sangre depende de la que segregamos internamente y de la que inyectamos externamente. Los análogos modificados por 17-alfa-alquilación a menudo son eficaces por vía oral, pero pueden aumentar los efectos adversos. Algunos médicos prescriben esteroides anabólicos a los pacientes con consunción relacionada con el sida o el cáncer. Sin embargo, existen pocos datos para recomendar dicho tratamiento y poca orientación sobre el modo en que los suplementos de andrógenos pueden afectar los trastornos subyacentes.

El apilamiento y la dosificación piramidal pretenden aumentar la unión al receptor y minimizar los efectos adversos, pero estos beneficios no han sido comprobados. La mejora del rendimiento físico a corto plazo es
del 5 al 20% de la fuerza y de 2 a 5 kilos de peso corporal casi totalmente de
masa magra, según estudios recientes. No se han detectado mejoras en el
rendimiento en actividades de resistencia.

Sin embargo, el efecto de estos suplementos es escaso y limitado porque se convierten en testosterona que, al final, en la sangre aumenta poco. Todos los andrógenos son derivados de los esteroides, unos lípidos basados en el colesterol. La testosterona y las otras moléculas que vamos a estudiar son esteroides anabolizantes con pequeñas variaciones. Como curiosidad, la vitamina D, las sales de la bilis, el cortisol y la cortisona, y los estrógenos (hormonas femeninas) son esteroides.